destacada_royalmile

Conociendo el Old Town de Edimburgo

Llegamos a Edimburgo sobre las 13h. El bus Airlink (100) nos lleva en apenas 20 minutos, del aeropuerto a nuestro hotel. Mapa en mano nos dirigimos al Old Town. Edimburgo es una ciudad que te puedes recorrer a pie sin mayor problema y estamos a 10 minutos escasos del centro andando, así que, pies para que os queremos!

Casi sin darnos cuenta ya estamos en Prince’s Street, y la sensación es genial, a nuestra derecha se levanta imponente el castillo de Edimburgo, el Prince’s Street Gardens park, y mirando hacia adelante el Scott Monument, y más al fondo Calton Hill y el Monumento Nacional. Primeras ráfagas de fotos, con el contraste entre una avenida principal, autobuses de dos plantas circulando, con un monte al lado, con su castillo, y sus monumentos varios… Empezamos a tener el presentimiento, de que Edimburgo nos va a encantar.

Scott Monument y escocés tocando la gaita

Monumento a Walter Scott y típico escocés con Kilt tocando la gaita

Decidimos aparcar las fotos para más tarde, son casi las 14 y el hambre aprieta. Nos dirigimos a Royal Mile Street, y una vez allí, en pleno Old Town, sabemos donde ir a comer. Habíamos leído buenas opiniones en algunos blogs y además una buena amiga viajera nos la había recomendado, la Taberna Deacon Brodie. Como casi todas las tabernas del Old Town, decoración tradicional, menú y cerveza local a un precio razonable, y una buena historia que contar.

Deacon Brodie's Tavern

Taberna Deacon Brodie

El restaurante, nombrado en honor a William Brodie, un famoso personaje de esta ciudad. Nacido en el siglo XVIII, Brodie era un respetable ciudadano que heredó de su padre una modesta fortuna, incluso llegó a tener un asiento en el consejo de la ciudad aunque su afición por el juego y el alcohol hicieron que su fortuna se fuera a pique. Fue así como empezó su doble vida, ciudadano honorable de día, ladrón de noche. Cuando descubrieron sus delitos, lo juzgaron y condenaron a morir en la horca. Dicen que la doble naturaleza de este personaje fue motivo de inspiración para el famoso libro de Robert Louis Stevenson, El extraño caso del doctor Jekyll & Mr. Hyde.

Salimos de Deacon Brodie con la barriga llena, las raciones son importantes, y qué mejor manera de bajar la comida, que un buen whisky escocés? A otra taberna! A pocos pasos de Royal Mile, se encuentra el monumento de un personaje ilustre de Edimburgo, ese no es otro que Bobby Greyfriars, el perro más fiel del mundo, y al lado, una taberna con su nombre.
Tras sacarnos las típicas fotos en la estatua del perrito, entramos a degustar un buen Glenmorangie 10 años. Pero bueno, os preguntaréis, que hizo Bobby para ser considerado el perro más fiel del mundo?

Estatua y taberna Bobby Greyfriars

Estatua y taberna Bobby Greyfriars

Pues Bobby fue el mejor amigo del policía John Gray hasta su muerte en 1858. Después de que su dueño fuera enterrado en el Cementerio Greyfriars, Bobby no se movió del lado de su tumba nunca más (por esta razón es conocido como Greyfriars Bobby). Durante los 14 años siguientes Bobby permaneció junto a su amo mientras los habitantes de la ciudad se encariñaban con él y le llevaban alimentos. En 1872 Bobby falleció y por fin descansó en paz junto a la tumba de su querido dueño.

Conociendo la historia y con un buen scotch whisky en el cuerpo, vamos a pasear por el cementerio Greyfriars, un típico cementerio de los tantos que hay en Edimburgo. La tarde esta nublada y eso ayuda aún más a darle una atmósfera especial al cementerio, de película. Otro de los personajes famosos del Cementerio Greyfriars es el espíritu del abogado George Mackenzie, conocido como “el sanguinario”, que no descansa en paz y se dedica a molestar a los visitantes. Como véis, Edimburgo está lleno de historias, en su mayoría, de terror y misterio.

Cementerio Greyfriars

Cementerio Greyfriars

Es el momento de volver al centro, ir a la Royal Mile para recorrer el camino que hay entre la fabulosa catedral de Saint Giles y el castillo de Edimburgo. Entre ambos, el Hearth of Midlonthian, dibujado en el suelo adoquinado continguo a la catedral, dónde los escoceses tienen la extraña superstición de escupir al pasar, y el edificio más alto de la ciudad, la iglesia Tolboth.

Calle Royal Mile

Royal Mile Street

Catedral de Saint Giles

Catedral de Saint Giles

Iglesia Tolbooth

Iglesia Tolbooth, el edificio más alto de Edimburgo

Cayendo ya los últimos rayos de sol, llegamos al final de la Royal Mile, en su punto más alto, dónde se encuentra el magnífico castillo de Edimburgo. A esas horas, como ya sabíamos, el acceso al interior está cerrado, para eso volveríamos unos días después a primera hora de la mañana, pero queríamos acabar el día admirando la fortaleza de la ciudad, sus exteriores y las magníficas vistas de Edimburgo que se observan desde lo alto del castillo.

Castillo de Edimburgo visto desde Princes Street

Castillo de Edimburgo visto desde Princes Street

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial