destacada_siemreap

Siem Reap. La joya de Camboya

Empezamos nuestra aventura por Camboya, en la ciudad de Siem Reap. Su ubicación geográfica y el hecho de que tenga aeropuerto, facilitaba el inicio de la ruta que hariamos por el pais.

Llegamos en el primer vuelo de AirAsia desde Kuala Lumpur, a eso de las 12.30h. Lo primero que te encuentras, en el pequeño aeropuerto, es el control de visado. 30$ más otros 2$ para sacarte una foto tipo carnet. La simpatía de los guardias, no es la que encontraremos en el resto de sus compatriotas. El uniforme les debe apretar las partes nobles, para que tengan tan mala educación.

Una vez pasado el trámite del visado, cogemos la mochila y fuera ya nos está esperando el tuk tuk del hotel dónde nos alojamos, el Friendly Angkor Boutique. Suena lujoso, pero lo más destacable es su ubicación y el trato del personal. Hotel correcto a precio correcto (la relación calidad precio en Camboya, no es la que estábamos acostumbrados en Asia).

tuk tuk por Siem Reap

Tuk tuk por Siem Reap

Llegamos al hotel, y tenemos una agradable bienvenida por parte del personal. Nos explican con detalle la ubicación, lugares interesantes en la ciudad, y lo más importante, visitar Angkor Wat! Nos confirman toda la información y precios que había leído sobre Angkor (contratar tul tuk, circuitos, etc), los precios son cerrados, aquí no hay posible regateo. 20$ por persona el circuito de un día, 15$ por el tuk tuk… También nos confirma, algo que había leido por foros, y tenía dudas. Con la compra del ticket para visitar Angkor, a partir de las 17h, es posible ir a ver ese mismo día el atardecer, y al día siguiente visitar Angkor. Esa era nuestra idea, hasta que empezó a diluviar y nos quedamos con las ganas :(

Con toda la información y mapa en mano, dejamos las mochilas y nos vamos a comer, es mediodía, y después de tanto ajetreo, queremos reponer energías. Justo en la calle del hotel, hay varios locales con parrilla afuera, haciendo carnes, pescados y marisco, a un precio bastante económico. Ahí que nos quedamos mientras planeamos nuestros siguientes pasos por la ciudad, pero justo empieza el dichoso Monzón, y no pararía de llover en bastante rato, con lo que nuestros planes de ver el atardecer en Angkor, como dije antes, se van al traste. Nos lo tomamos con filosofía, y nos dedicamos a hablar y ver llover, entre cerveza y cerveza.

Ya de noche (a las 18.30h ya no hay rastro del sol), y sin poder ir a Angkor, decidimos darnos el gusto y vamos a que nos hagan unos masajes. En Siem Reap hay una gran oferta de estos locales, tras comparar precios, nos vamos al que más nos convenció… y acierto total, tanto, que repetiríamos al día siguiente.

Paseando por Siem Reap

Paseando por Siem Reap
ticket angkor wat

Nuestros tickets para acceder a Angkor Wat

Con las pilas recargadas y la espalda como nueva, nos acercamos a Pub Street a ver el ambiente que hay y seguir tomando cerveza. Nos sorprende el ambiente que hay, había leído que se ha vuelto demasiado turístico, algo así como un Lloret asiático. Nada más lejos de la realidad. Hay pubs musicales, bastante turista mezclado con gente local, sí, pero el ambiente es muy agradable y hay algunos locales con encanto. Quizás al ser temporada baja, el ambiente es diferente, y no hay tanta multitud de gente, puede ser. La verdad que nos gustó bastante, todas las noches las acabamos por esta zona de la ciudad, tomando algo y cenando a buen precio.

Siem Reap nos está gustando, pero decidimos ir pronto a dormir, que al día siguiente toca visitar Angkor, y hay que madrugar. Nos vamos a la cama con un buen sabor de boca, y la ilusión de un niño sabiendo lo que nos esperaba a día siguiente.

Suena el despertador, miramos por la ventana, chispea un poco, ha estado lloviendo toda la noche, con lo que tampoco veremos el amanecer en Angkor. No pasa nada, la experiencia de adentrarse en la selva y andar por los templos, ya es suficiente atractivo. Desayunamos fuerte, nos esperan más de 8 horas descubriendo los más bellos rincones de la antigua ciudad.

El tuk tuk nos espera en la puerta del hotel para empezar el recorrido, vamos primero a sacar el ticket y organizamos con el “tuktukero” la ruta a seguir. Angkor Wat/Angkor Thom, Bayon, Ta Prohm, y decidimos cambiar dos templos menores, por Banteay Srei, un pequeño templo bastante alejado del circuito, pero que vale mucho la pena.

tuk tuk angkor wat

Tuk tuk por Angkor Wat

No me extenderé mucho explicando el circuito por Angkor Wat, pues hay tantísima información y tanto que contar, que seguramente le dedicaré una entrada exclusiva. Decir que, todo lo que has podido leer, te han podido contar, o lo que has podido imaginar… se queda corto. Angkor Wat es realmente impresionante. La grandeza de Angkor Thom, la belleza de sus relieves, las caras gigantes en Bayon, las raíces de los árboles abrazando las columnas y murallas en Ta Prohm, la armonía con la naturaleza salvaje que le rodea… Es sin duda una de las mejores experiencias que hemos vivido, un lugar mágico, una maravilla y un placer para los sentidos.
Las 7 horas y pico que duró nuestro recorrido de Angkor, se nos pasó casi sin darnos cuenta.

Angkor Wat

Por fin, Angkor Wat!
relieves angkor wat

Relieves en Angkor Wat
Angkor thom

Angkor Thom
Entrada a Bayón

Entrada a Bayón
Templo de Bayon

Templo de Bayon
Cara gigante en Bayon

Cara gigante en Bayon
Árbol sobre templo en Ta Prohm

Árbol sobre templo en Ta Prohm
Árboles de raíces gigantes en templo Ta Prohm

Templo de Ta Prohm
Templo de Ta Prohm

Templo de Ta Prohm

De ahí fuimos a Banteay Srei, dejamos para el final este pequeño templo alejado del resto. Es un templo dedicado al dios Shiva, y en su parte sur, dedicado a la diosa Vishnu. Construido con piedra de arenisca rojiza, le da un aspecto totalmente diferente al resto. Se dice, y así lo creíamos nosotros, por lo que habíamos leído, que es un templo construido únicamente por mujeres, cosa que lo hace especial… pero no es verdad. Ya nos lo comentó el chico de recepción del hotel, y a la entrada al templo, hay un escrito que desmonta esta falsa leyenda. En realidad es un templo que el Rey dedicó por amor a su mujer.

Enfriar motor al estilo camboyano

Templo de Banteay Srei
Enfriar motor al estilo camboyano

Templo de Banteay Srei
Enfriar motor al estilo camboyano

Relieves en Banteay Srei

Y de este modo, llegamos al final de nuestro recorrido por Angkor. Es un recorrido, que tranquilamente habríamos hecho en más días, conociendo más templos y de manera más relajada, pero teníamos los días que teníamos, y seguramente volveremos.

Con una enorme sonrisa en la boca, y con el sol luciendo por fin en el cielo, cogemos de nuevo el tuk tuk y volvemos, tranquilamente en un bonito paseo, a la ciudad de Siem Reap. Son alrededor de las 17h de la tarde, y entre tanto templo, no nos paramos ni a comer, así que entramos a un local que ya le teníamos echado el ojo, para comernos un buen curry y un sabroso jugo de zanahoria. Después nos esperará una larga sesión de masajes, compras en el night market y tomar unas copas en Pub Street.

Curry al estilo jemer y jugo de zanahoria

Curry al estilo jemer y jugo de zanahoria

Nuestro último día por Siem Reap, lo dedicamos a conocer los diferentes templos que hay en la misma ciudad. A destacar Wat Preah Prom Rath, un fantástico recinto budista, con diferentes templos, pagodas… impacta la tranquilidad que se respira, los monjes orando o estudiando bajo la sombra de un árbol, la impoluta limpieza de baldosas del suelo con motivos geométricos y florales, sus pequeños jardines. Es un lugar que no te puedes perder, si visitas Siem Reap.

Wat Preah Prom Rath

Wat Preah Prom Rath

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial