destacada_phnompenh

Phnom Penh. Bullicio y campos de exterminio

En nuestra ruta por Camboya, estuvimos en Phnom Penh en dos ocasiones, llegando desde Kratie y desde Koh Rong Samloem, y la sensación fue la misma, el bullicio de la capital puede con toda sensación de tranquilidad que puedas llevar acumulada del viaje. Llegues en minivan o en bus, una vez pones pie en el suelo te asaltan infinitos tuktukeros para engatusarte y llevarte a tu destino, aunque no sepan ni llegar. Te tienes que poner serio regateando, o te cobrarán lo que se les pase por la cabeza, muy por encima de lo que deberían.

Nos alojamos en el Okay Boutique Hotel. Buena ubicación, céntrico a pocos minutos andando del Palacio Real. Buen trato de personal, servicio de comida mejorable, bonita decoración tradicional y una fabulosa piscina en la azotea.

Todo y que estuvimos en dos ocasiones, no estuvimos mucho tiempo, pues la primera llegamos tarde y llovía con fuerza, nos dio tiempo a ir al Night Market y poco más, pues al día siguiente partiamos hacia Sihanoukville. En la segunda ocasión, tuvimos algo más de tiempo. Llegamos de noche desde Koh Rong Samloem, fuimos directamente al hotel a cenar y dormir. Al día siguiente, aprovechamos para darnos un chapuzón en la piscina a primera hora, y luego pasamos la mañana en los campos de exterminio.

Vistas Phnom Penh

Vistas Phnom Penh desde Okay Boutique hotel
Piscina Okay boutique hotel

Recargando energías

Al preparar el viaje por Camboya, y fijar como una parada Phnom Penh, miré, como es lógico, qué había de interesante para ver en la ciudad. Me sonaba, muy de lejos, los Jemeres Rojos y Pol Pot, pero ni por asomo, me imaginaba el genocidio que devastó este pais, y mucho menos, que fuera tan reciente y que los culpables no fueron ni juzgados, ante la complacencia de los Organismos Internacionales. Me empecé a interesar por la historia y marqué como visita indispensable el Memorial Choeung Ek.

Negociamos con uno de los tuktukeros que había cerca del hotel la visita a los campos de exterminio de Phnom Penh. Hay un trayecto largo, pues está a las afueras de la ciudad, y con lo que había mirado en otros foros, 10$ por ida y vuelta, me pareció correcto. Luego a la entrada, pagas 6$, y para realizar el recorrido, te dan un mapa con los puntos de interés, y una audioguía que está en casi todos los idiomas posibles.

Choeung Ek, a 17km de Phnom Penh, es uno de los miles de campos de exterminio que hicieron los Jemeres Rojos por todo el pais, y se tiene en cuenta que posiblemente aún hay muchos por descubrir. Cuando empiezas el recorrido, echas un vistazo general, y aparte de la gran pagoda conmemorativa, apenas hay nada en pie, un prado verde, con varios cráteres y carteles que indican los puntos destacados. Al iniciar la audioguía, enseguida entiendes el porqué no queda nada, y lo hace todo más impactante y horrible.

Choeung Ek

Campo de exterminio Choeung Ek
Cráteres en el suelo de Choeung Ek

Restos de fosas comunes
Cabaña con restos humanos

Cabaña con restos humanos

Entre 1975 y 1979, los Jemeres Rojos masacraron el pais, mataron a más de 2,5 millones de personas, el 25% de la población. Tan sólo en Choeung Ek, se han encontrado más de 9.000 cadáveres. Los enemigos del régimen fueron los miembros de la clase urbana que, a su juicio, tenían explotados a los campesinos. Al principio, la represión golpeó a los ricos, intelectuales, técnicos, maestros, funcionarios, oficinistas e incluso a aquéllos que hablaban algún idioma o, que por llevar gafas, parecían más inteligentes que los demás. Pero pronto afectó a todos por igual en su plan por crear una nueva sociedad desde su “Año Cero”.

Con esta introducción, te empiezas hacer a la idea de la magnitud del genocidio, pero lo más escalofriante está por llegar. La narración de testigos, supervivientes y víctimas de las torturas y salvajadas que hicieron estos miserables. A sangre fría, siempre de noche, siempre a traición. A garrotazos o con armas blancas para ahorrar munición. Degollados con hojas de palmeras que cortan como cuchillas. Siempre envueltos por el estridente son de las marchas militares y los cantos revolucionarios a todo volumen para ahogar los chillidos de las víctimas. Aquí crecen árboles cuya única función fue recibir el impacto de los cráneos de los bebés ante la mirada de sus madres, antes de también ser brutalmente asesinadas.

Punto de interés en Choeung Ek

Punto de interés en Choeung Ek
Hoja de palmera

Hoja de palmera con la que degollaban a víctimas
Árbol de sacrificio

Árbol de la muerte
Recuerdos en memoria de los muertos

Recuerdos en memoria de los muertos

Los cráteres que se ven sobre el terreno, en realidad son fosas comunes que con las lluvias, año tras año, no dejan de sacar a la superfície huesos humanos y trozos de ropa de las víctimas. Hay poco para ver en este lugar porque lo importante es escuchar los testimonios que desfilan por la audioguía. Un sentimiento profundo de horror, te recorre el cuerpo, aún hoy, escribiendo estas lineas, se me eriza la piel. En el centro del recinto, el último punto del recorrido, un monumento conmemorativo a las víctimas del genocidio. Una estupa con los restos de más de 5000 cadáveres. Miles de cráneos, huesos y utensilios de campo que se utilizaron para quitar la vida de la forma más cruel y sanguinaria.

Estupa conmemorativa en Choeung Ek

Estupa conmemorativa en Choeung Ek
Más de 5.000 craneos

Más de 5.000 craneso de víctimas del genocidio

Después de la experiencia en el Memorial Choeung Ek, y aún con mal cuerpo, volvimos al centro de Phnom Penh a comer, para luego callejear y tranquilamente paseando, ver el Palacio Real y el templo Wat Phnom.

El último día, al tener el vuelo por la tarde, aprovechamos para pasear por el centro y hacer compras en el Central Market. Especies, pulseras, camisetas, foulards de seda… el lugar perfecto para comprar recuerdos del viaje por Camboya.

Central Market de Phnom Penh

Central Market de Phnom Penh
Pescado fresco en Central Market

Pescado fresco en Central Market

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial